miércoles, 19 de abril de 2017

Siguiendo las huellas...

Al volver del recreo hemos descubierto unas huellas de colores que atravesaban la clase. Las hemos seguido y... ¡sorpresa!, ha aparecido una misteriosa caja. Hemos pedido a algunos otros profes del cole que se las probaran, por si acaso eran suyas, y ¡nada!... 









No sabíamos si abrir la caja o no, y hemos lanzado al aire mil hipótesis sobre quién nos había dejado la clase llena de huellas. Y justo en ese momento, nuestra conserje, M. Ángeles, nos ha traído una carta con algunas curiosas instrucciones. 
La carta, que escribía quien nos había dejado la caja, nos proponía adivinar su identidad, haciendo de detectives, a partir de las huellas de sus patas. Con nuestros compañeros de mesa hemos discutido sobre quién podría ser el dueño... 
Finalmente hemos pensado que son de...¡EL LOBO! Nada más y nada menos que el lobo de los cuentos que, se habrá escapado de alguno de los que tenemos por clase, y nos ha propuesto ese divertido juego esta mañana.





















Después de descubrir su identidad hemos estado hablando de lo que sabemos del lobo:

  • Es bastante malo y aparece en algunos cuentos que conocemos: Caperucita Roja, Los siete cabritillos, Los tres cerditos.
  • Se come gente y animales. También miente y hace trampas.
  • Hay otros cuentos que tienen otros malos que no son el lobo:
      • La sirenita, tiene a Úrsula, que es una especie de bruja.
      • Los pitufos a Gargamel, su gato y su pájaro.
      • Blancanieves y la Cenicienta a la madrastra.
      • La bestia del cuento de La Bella y La Bestia al principio nos parece que es malo.
         

No hay comentarios:

Publicar un comentario